Cuenta atrás para la Navidad

photo-1447931958677-954446df5f70 (1)

Pues sí, mañana ya es 1 de diciembre, el mes de la Navidad. Es increíble la rapidez con la que pasan los días. Si hace nada estábamos tomándonos helados en la playa!
Diciembre me encanta. Así como el pobre noviembre pasa “sin pena ni gloria”, el que hace doce está especialmente marcado en mi calendario. Las reuniones con la family, los turrones, las cenas de empresa, los especiales de la tele -increíbles para dejar el coco en encefalograma plano, que también viene bien de vez en cuando-, pero es sobre todo ese “algo” especial (no hablo de los regalos, ejem!) que se respira en el ambiente lo que hace que sea la fan number one de las fiestas Navideñas.
Tengo que reconocer que la tradición del Calendario de Adviento la hemos seguido de manera irregular en casa cuando vivía con mis padres. Y desde que vivo con el maridín no me lo había planteado. Pero oye, este año no hago más que ver DYI’s de calendarios por todas partes, así que este año me lío la manta a la cabeza y venga, que me animo, ¡Voy a hacer un Calendario de Adviento!

Algunas ideas

He empezado a recopilar ideas por la red y hay de todo, pero sin duda me quedo con los que tienen como base una percha y los embalajes del dulce son sobrecitos. ¡Me encantan! Los encuentro originales, sencillos, elegantes y -aparentemente- fáciles de hacer. He hecho una selección de los que más me han gustado, con perchas  y con otros soportes; espero que os gusten también, y os puedan servir de inspiración. (Ojo al número 5, ¡Ideal para hacer con los peques!).
1
vía etsy
2
vía etsy
3
vía etsy
4
vía Océchou Papers
5
vía Little Bins for Little Hands
6
vía Silly Old Suitcase
Y mi favorito:
7
 vía Modes et Trabaux
¡Bsotes!

The first one

Eh, tú! Sí, tú! No hagas click en las aspas! 😉  Venga, que llevo desde las 6 de la mañana despierta para dar a luz a esta ventanita al mundo. Sé que el título puede sonar pretencioso, a la par que poco original (y algo Mourinhista, pa’ que negarlo, the special one…). Pero si algo aquí ha conseguido que sigas leyendo, dame un voto de confianza. De momento no puedo asegurarte que vaya a dirigirme a ti cada día, pero sí que voy a estar ahí a menudo, contándote mis inquietudes, enseñándote lo que me gusta, y sobre todo intentando alegrarte un poco el día. Que pa’ penas ya tenemos bastantes inputs! Así que si sigues ahí, gracias.