Las galletas de mantequillas más fáciles -¡y ricas!- del mundo

Foto titular

Me comentaba mi madre hace unos días que le habían pasado una receta súper fácil para preparar butter cookies (¡las galletas de mantequilla de toda la vida, vaya!). Y cómo no, una que es una echá pa’lante se dijo: ¡pues vamos a probarlas!
Veréis que los ingredientes pueden conseguirse fácilmente, en mi caso sólo tuve que ir a buscar el aroma de vainilla y el domingo pasado pude ponerme manos a la obra.

fzm-seamless.notebook.texture-07

Ahora es cuestión de ir mezclando los ingredientes en un bol grande, con cuidado (la harina puede llegar a ser muy escandalosa…) y con cariño. Empezamos con la harina y el azúcar glas, tamizándolos un poquito con la ayuda de un colador fino. Después añadimos la mantequilla (a mí me fue bien calentarla 2-3 segundos en el microondas) y trabajamos los tres ingredientes con las manos. Batimos un poco el huevo y lo echamos al bol, y seguimos mezclando.
Llega el turno de la joya de la corona, la farine: la añadimos a la mezcla de forma paulatina, mezclando y añadiendo, mezclando y añadiendo… hasta que hemos acabado con ella. Unas gotitas de aroma de vainilla, y ya tenemos los ingredientes listos para trabajar la masa.
No hay más secreto que amasar y amasar hasta que nos quede una textura casi elástica que extenderemos sobre papel de horno, con la ayuda de un rodillo, hasta conseguir un grosor de unos 5 mm. Metemos en el congelador unos 15 minutos y preparamos los cortadores de galletas que vayamos a utilizar. En mi caso cogí uno con forma de corazón (una, que a veces se pone romanticona ;)).

foto post

Sacamos la masa del congelador, y ya podemos proceder con el corte. Veréis que con los restos que queden de masa podéis volver a unirla y seguir aprovechándola. Colocad las galletas bien planas en la bandeja del horno, y las horneamos 20 minutillos a 170º-180º grados. ¡No las perdáis de vista ni un momento! Son delicadas y por sólo un momento de despiste podrían irse al garete… Así que no me despegué ni un momento del cristal del horno, y conseguí unas galletas bonicas y ricas, ¡de las que no quedaron ni las migas!
¿Os atrevéis a probarlas? 😉
Lourdes.

 

Por qué adoro mi pueblico

Capçalera
Soy una afortunada. La ciudad es mi hábitat: que no me quiten los atascos, los embotellamientos de los sábados en las zonas comerciales o los ensayos del vecino DJ a las tantas de la noche. Pero que no me quiten mi pueblico -el pueblico natal del sposo, vaya- porque me da algo. Sus amaneceres, su olor a verde, su ritmo.
Soy su habitante “adoptada” desde que conocí a J., hace casi unos -brrrrrfffff- 10 años ya. Al principio nuestra relación (con el pueblico, quiero decir) fue de flechazo. Aunque la ciudad donde vivimos es pequeña, para mí conocerlo fue como el “gran despertar”. Todo me sabía -y me sabe- buenísimo y me encantó la calidez de su gente. Luego, como en toda relación, la pasión dio paso al conocimiento mutuo y al cariño. Reconozco que algunos viernes por la noche, cuando nos trasladamos allí para pasar el fin de semana, me puede más la pereza y me sería más placentero quedarme en casa con nuestro plan tradicional del viernes noche: pizza + vinito + peli. Pero cuando me despierto allí el sábado por la mañana el chip me cambia por completo.
Por eso digo que soy una afortunada avariciosa: porque puedo tener ambas cosas, ciudad y pueblico, de manera regular durante el año. Y no os imagináis cuánto lo valoro. Allí desconecto, me relajo y me da tiempo a fijarme en detalles que en ocasiones se me pasan por alto cuando nos quedamos en casa. Es allí donde se me ocurren algunas de mis mejores ideas, donde descanso y recupero el sueño (yo, alondra perdida, quien se despierta a las 6 de la mañana sábados y domingos incluidos, para aprovechar el día), y donde puedo practicar una de mis grandes aficiones, la fotografía –amateur, of course-. Desde aquí un abrazo a mi suegra -todavía no me lee, que conste-, quien nos trata como a reyes y sin la cual esto no sería posible (de aquí a los Oscar sólo hay un paso).
20160124_120549
¿Y vosotr@s, sois más de pueblo, de ciudad, o avaricios@s afortunad@s como servidora?
Lourdes.

Si el frío aprieta… ¡Hornea que te hornearás!

IMG_2453_ok.png

Domingo, día 17 de 2016. Retomamos con ganas e ilusión la costumbre de compartir un poquito de mis inquietudes en la blogosfera. Fuera el frío ha llegado con fuerza, quizás para compensar estos días inverno-primaverales con los que nos ha obsequiado hasta hace bien poquito. No sé a vosotr@s, pero para mí un domingo en casa + fresquito fuera = hacer de cocinillas. Me encanta relajarme un rato mientras experimento con alguna receta nueva, preferiblemente de dulces y postres. No soy Masterchef, eso seguro, pero con un poco de dedicación y cariño el resultado puede ser más que aceptable.
Eso es lo que ha ocurrido con el experimento de hoy. Seguro que habéis oído hablar largo y tendido del Crumble de manzana, un postre originario de Inglaterra elaborado a base de harina, azúcar, y por supuesto manzanas.
Me he animado con esta receta gracias a Sabores. Esta página de Facebook ha sido para mí un auténtico descubrimiento. Ver cómo en pocos minutos puede conseguirse algo tan apetecible y de manera tan aparentemente sencilla da ánimos a cualquiera. ¡Y vaya si me he animado!

IMG_2440_ok

Los ingredientes no pueden ser más simples y fáciles de conseguir: manzanas, canela, azúcar, harina, mantequilla y nueces. El quid de la cuestión es ir haciendo pisos y como último paso elaborar la masilla o pegotes harinosos que le dan el toque crujiente al postre.
IMG_2470_ok
El resultado: el plato limpio y sin miguitas. 😉 Y vosotr@s, ¿os animáis a probarlo?
¡Feliz domingo!
Lourdes.

El otoño tiene su encanto

IMG_2363

Soy muy de verano, lo reconozco. De pequeña no, al contrario. Pero conforme fui creciendo le fui encontrando el gustito a la playa, las puestas de sol, los días más largos, los heladitos…
Reconozco que el otoño es una época de transición, y yo soy más de extremos: o frío o calor, medidas tintas pa qué 😉 Peeeeeero hay que reconocer que el otoño, con la variedad de colores que presenta, es una época preciosa para vivirla. No hace todavía mucho frío y permite ver estampas que vistas tras el prisma de una cámara de fotos parecen de postal.
Os dejo algunas instantáneas de Zona Volcànica de La Garrotxa, en concreto, del volcà de Santa Margarida. Hicimos también una ruta en carro por La Fageda d’en Jordà que nos encantó, es curioso cómo la vegetación más propicia de otras zonas geográficas se ha abierto paso desde hace miles de años en un terreno hostil, y de la manera más mágica.
Y para poner una buena guinda al pastel, el restaurante Verntallat de la Cooperativa de la Vall d’en Bas. Si queréis probar los mejores productos d la zona os lo recomiendo. Calidad a precios asequibles (y que conste que no cobro comisión).
Espero que os gusten.
IMG_2287IMG_2300IMG_2310IMG_2327IMG_2328IMG_2397IMG_2423

 

¡Empiezan los eventos!

En poquitos días tengo la cena de empresa, para mí el evento que marca el inicio del periodo festivo (y que en tres días más tengo vacaciones, ¡Yuhu!). Ese día me gusta arreglarme un poco más de lo habitual porque la ocasión se lo merece, y porque me gusta que l@s compis me vean diferente de como voy en el día a día. Además, es la excusa perfecta para ir de tiendas a buscar ese algo diferente que dé el aire festivo a nuestro look.
Excusa perfecta también para postear sobre moda -me encanta!-, y para rebuscar en la red en busca de ideas para que cuando me acerque a las tiendas tenga más o menos definido por dónde quiero tirar.
Soy de looks poco recargados, pero con ese “algo” que destaque y haga pensar “¡pero qué mona va esta chica!”. La verdad es cuesta decidirse, pero al menos tengo claro lo que no quiero. No soy de vestidos/faldas muy cortos/as, ni me van mucho los tiros ajustados, la comodidad prima muchas veces cuando me escapo de compras.
A ver qué os parecen mis propuestas, os aseguro que las he escogido a conciencia y me pondría cualquiera de las cuatro. ¡Espero que os guste y os dé ideas!
Look 1: mono verde H&M / cuello pelo Lefties / zapatos ASOS / pendientes TOUS
Look 2: vestido burdeos Slow Love / chaqueta pelo UTERQUE / botines UTERQUE / pendientes Agatha
Look 3: top Promod / falda polipiel ZARA / botines ASOS / Biker Mango / accesorio para el pelo Parfois
Look 4: vestido Mango / abrigo pelo Sfera / zapatos ZARA / bolso Parfois / anillo Parfois

Embellecer la Navidad

Foto principal

Lo reconozco: soy una friki del diseño. No soy diseñadora (bueno, quizás en una vida anterior sí lo fui) pero me gusta trastear con programas -sencillos- de diseño e ir haciendo mis pinitos. A nivel amateur, por supuesto. En estas que estaba yo un día navegando por la red y entre los blogs americanos que suelo ojear descubrí la palabra “freebie”, o lo que es lo mismo, diseños descargables de uso gratuito -no comercial, of course– y se abrió ante mí un mundo impresionante. Etiquetas, papel para envolver regalos, carteles, decoración para fiestas… lo que digo, increíble. Desde entonces tengo la memoria del ordenador siempre “a tope” con cositas que me gusta guardar para utilizar en cualquier ocasión. Y es que Internet está lleno de blogs de todas partes del mundo donde me hacen los ojos chirivitas por la cantidad de cosas bonitas que hay.
Siguiendo con la temática Navideña, por las fechas que se acercan, tengo varios enlaces que me gustaría compartir. Ya no sólo para regalar, sino para darle a nuestra casa ese toque diferente y alejado de los tradicionales rojo y verde, y que también ayudan a ambientar nuestro hogar con la calidez y la alegría de estas fiestas. Espero que os guste 🙂

Collage

1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6

 

Cárdigans calentitos

Collage_ok
¡Hay que ver lo que cuesta ser estilosa cuando el frío acecha! De las combinaciones sencillas de la primavera y el verano, en las que con cualquier cosa estás “apañá”, pasamos a la tan-recurrida combinación de pantalones y jersey calentitos (al menos para el día a día, que los findes y las fiestas de guardar son otro cantar). Eso sí, a mí no me basta cualquier combinación; necesito que me permitan moverme con soltura y a ser posible sin parecerme al muñeco de Michelín XD.
Echando un vistacillo por las geniales PinterestChicisimo, una se da cuenta de que hay más opciones para vestir en invierno de las que parecen a simple vista. Y no me refiero al típico “para presumir hay que sufrir”, no; no tenemos por qué pasar frío para ir medianamente “mona”. Y es que hoy en día podemos ir la mar de bonicas simplemente añadiendo algún toque diferente a nuestro look: estoy hablando de los maxi cárdigans. ¡No me negaréis que quedan genial con unos jeans ajustados y unos botines! ¡Anda yo caliente ríase la gente! Eso sí, hay que escogerlo bien para que nos aporte el toque “mono” que necesitamos en esos días en los que la inspiración brilla por su ausencia, y encima en la calle las temperaturas bajas campan a sus aires.
Entre las webs que suelo visitar he hecho una selección de aquellas que son más de mi estilo. Sí, predomina el gris y los tonos neutros, ¡pero es que me pirran!
Espero que os guste.
Bsotes!

1

2

3

4

5

6

7